Busca bienestar financiero? Sánese a usted mismo primero

Al pasar de los años son muchos los testimonios de hermanos a los que Dios ha prosperado en las finanzas, y a todos nos parecen maravillosos y alentadores, y los recibimos confiando que Dios haga lo mismo en nosotros. Pero se ha preguntado usted, será que estoy preparado, es el tiempo de Dios para recibir el milagro en las finanzas?

Si hay algo que es cierto, es que Dios siempre espera que su vida valla en aumento, como la luz de la aurora. Pero Él, como buen padre va a esperar el momento perfecto para poder actuar en su vida. Con las finanzas pasa lo mismo.

Para nosotros los cristianos la prosperidad financiera debe estar ligada a una verdadera y real renovación de nuestro ser: “Querido hermano, deseo que en todo prosperes y que tengas salud, así como prospera tu alma”, 3 JN 1-2.  Es por esto que Dios nos pide hoy que abramos nuestro corazón y nos dejemos sanar. Las personas sanas emocionalmente tienen todas las características de un buen administrador, son autocontrolados, responsables, pacientes y buenos planificadores. Sólo una persona emocionalmente sana puede de la mano de Cristo construir un futuro estable

Veámoslo simple,  una persona con problemas de autoestima va a caer fácil en la trampa de derrochar su dinero en cualquier cosa material que momentariamente la haga sentir mejor, póngale nombre, ropa, cirugías, celulares, carros.  Una persona con envidias, va a pasar su vida queriendo lo que los demás tienen a cualquier precio, sin ver lo que Dios tiene para el/ella. Una persona con adicciones (drogas, sexo, trabajo, tecnologías) va a gastar lo que sea por complacer sus deseos. Y podríamos seguir con los ejemplos

Y hoy le pregunto, cuantas veces ha malgastado esos bienes que Dios le ha dado? Sera que no emocionalmente y espiritualmente usted era inmadura para recibir esas bendiciones? Talvez hoy usted esta entendiendo el porqué de su situación.

Alguien que carece de autocontrol, no va a ser digna de administrar los bienes.  Más que demostrado queda en el ejemplo del hijo prodigo que derrocho la fortuna de su padre.

Pero hoy nuestro padre nos hace un llamado a ser personas sanas para poder ser así depositarios de sus bienes espirituales y materiales.

 

Como?

Pidiendo perdón a Dios con humildad

Tal como aquel hijo prodigo llego a los pies de su padre pidiéndole perdón por malgastar su fortuna y su vida. Así humillados nos debemos presentar ante nuestro padre pidiendo perdón

Dejando que Dios nos sane

Hoy pídale a Dios que le revele esas áreas emocionales que todavía no ha sanado. Ore pidiendo que su mano sanadora lo toque, declarando que por sus llagas hemos sido sanados (Isaias 53)

Pidiendo a Dios Templanza

Templanza, el dominio propio

 

Y por ultimo y mas importante declarando que en nosotros se cumple la palabra de Filipenses 2:13 “porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”

 

Asi usted le estará preparando el camino al señor

Que Dios le bendiga

Los felicito por la iniciativa!!

 Usando como arma su derecho a expresarse la comunidad de Fátima de Heredia es hoy un ejemplo de cómo un grupo de vecinos se organiza para mantener la paz en el barrio.

Este grupo de vecinos publica fotos de los carros de los clientes de travestis con sus respectivas placas y nombre del dueño del carro.  Todo se basa en un principio muy  simple, la demanda provoca la oferta. Osea atacan a los clientes que siempre han permanecido en el anonimato, para así disminuir la prostitución que ofrecen los travestis.

Me gustaría ver la cara de los “usuarios” de los servicios de trasvestis al saber que su carro y su historia de pasión es publicada en la página  http://clientesdetravestis.com/blogs/ estoy segura de que nada mas dirían trágame tierra!!

Podemos ver la historia en el artículo publicado por la nación: http://www.nacion.com/2011-03-24/ElPais/NotasSecundarias/ElPais2724509.aspx?Page=2#comentarios

El burro hablando de orejas…Y resulta que ahora nos llaman Belicos

Increíble pero cierto,  en un despliegue de arrogancia e ironía sin igual, hoy el Diario La Prensa.com publica en su titular “Costa Rica en campaña de belicismo”.  Lo tuve que leer para creerlo.

Dice que hemos montado toda una estrategia para dejarlos mal parados ante la opinión internacional, una estrategia bélica para ganar el conflicto con ellos.

Además alegan que al llevar el conflicto al consejo de Seguridad Costa Rica va a tener más aliados para ganar. Por favor, que Costa Rica se caracterice en mantener buenas relaciones internacionales, no tiene nada que ver en ser Bélico, sino en Diplomacia y manejo de relaciones internacionas. Cosa que los gobiernos del país vecino se han empeñado en negar su importancia. Por favor, la estrategia de la silla vacía en la OEA y aliarse con Chaves, realmente no  son las mejores estrategias de relaciones internacionales

Ya muchas veces, en conflictos como estos,  los diarios que se han vendido a los gobiernos de turno, han cedido a las presiones y publican disparates para tratar de manipular la opinión pública.  Pero esto ya fue más allá de la lógica y la razón.

Llamar “bélico” a un país que distinguido en el mundo por la paz y por no tener ejercito no solo es estúpido, sino que demuestra una vez más, que la dictadura agazapada de Ortega carece de argumentos validos para defenderse ante las acusaciones lanzadas por Costa Rica. Demuestra que quienes están usando una estrategia de guerra, osea bélica son ellos, al usar los medios de comunicación como títeres de su gobierno.

Se le acabaron los argumentos comándate al señor Ortega, y ahora que sigue?

No a la Xenofobia, si a la Compasión

Me duele en el alma ver como este conflicto por la isla Calero ha subido los tonos de chistes, comentarios en la oficina, Facebook, Twiter y hasta medios de comunicación.

Soy tica, nunca he ido a Nicaragua, pero basta sentarse a hablar con un nicaragüense que ha vivido en guerra para entender su miedo, dolor y forma de ser.

 Los nicaragüenses que vivieron la Revolución Sandinistas fueron criados para la guerra. Aprendieron a leer con libros del régimen, con frases de apoyo al Sandinismo, y no con un “mama amasa la masa y papa lee el periódico”. Fueron reclutados a la corta edad de 12 años, cuando nosotros nos estábamos graduando de la escuela. En lugar de birrete, recibieron un rifle que a duras penas podían cargar.  En lugar de ecuaciones, los que sobrevivían aprendían tácticas de guerra brutales.

Muchas madres nicaragüenses fueron marcadas por el aviso de que su muchacho murió en batalla, o aun peor, que estaba vivo pero ya no lo reconocían, se había convertido en una máquina de guerra.  Los niños que aun no alcanzaban la edad mínima para el ejército, vivían atemorizados por que sabían que en cualquier momento podían llegar a destruir y matar sus casas. Quienes no apoyaban el Régimen no les quedaba otra que esconderse o fingir el apoyo con tal de mantener la vida.

Luego de la guerra, el resultado es fácil de contabilizar. Una economía inestable, familias destruidas,  educación baja, y hombres entrenados para matar ahora regresan a casa…  Además de un descalabro político

Somos ticos, y gracias a Dios hemos recibido el privilegio de la Paz. Sobreviven pocos de  los que vivieron en carne y hueso la guerra civil del 48. Nuestra generación no conoce la guerra. Por ello somos ignorantes del miedo, de sus consecuencias. Somos ignorantes de lo que es el miedo a votar, a que recluten a nuestros escolares y de torturas como el corte de chaleco…

Somos ticos, ignorantes de la guerra y sus consecuencias, por eso nos cuesta entender el miedo que sienten ahora muchas madres nicaragüenses de que vuelvan a llevárseles a sus niños. Nos cuesta entender el dejar botada nuestra tierra seca, para ganar unos cincos de más en el extranjero. Nos cuesta entender la adrenalina que excombatientes  sienten al pronunciar la palabra combate, porque nunca recibieron terapia luego de la guerra.

Hoy le invito a que se acerque a uno de ese millar de hermanos nicaragüenses que hoy comparten nuestra tierra, pregúntele, dígale que le cuente de tu a tu lo que ha vivido. Una vez usted comprenda su situación, vera que usted ya no piensa igual.